• Ingrid Usuga

El valor Femenino: La voz de la igualdad, de Mimi Leder.


El valor Femenino

Mientras haya una mujer sometida, nunca seré una mujer libre.

-Audre Lorde

Basada en la biografía de la jueza y jurista estadounidense Ruth Bader Ginsburg y dirigida por Mimi Leder. La voz de la igualdad (On the Basis of Sex, 2018) –estrenada en otros países como Una cuestión de género- se enfoca en esta mujer ícono del feminismo y de los derechos civiles. Ruth es interpretada por la actriz Felicity Jones, quien encarna un papel alucinante siendo una hermosa mujer obstinada e inteligente.


La narración inicia con el ingreso de Ruth a la escuela de derecho en Harvard, en donde ella fue una de las cinco elegidas para estar allí al lado de 500 hombres. Como vemos, era un universo dominado por los hombres, por lo que la voz femenina era discriminada y puesta en segundo lugar. Ruth, es una mujer que a pesar de su apariencia tierna y frágil (por su baja estatura), saca todo su coraje para enfrentarse a este universo lleno de “machos alfas”, para terminar su carrera a pesar de todos los altibajos; además de cuidar a su esposo mientras está enfermo de cáncer testicular, y, en este mismo tiempo, cuidar a su bebé.


Yo recuerdo una vez siendo niña que me encantaba manejar carritos o motos todoterreno en los parques de diversiones, me sentía muy “poderosa” y me gustaba la adrenalina (a pesar de que también tenía mis “barbies” y una casa de las muñecas), así que un día me monté en una moto todoterreno y empecé a ganar la carrera por encima de un chico más o menos cuatro años mayor a mí; sus padres lo empezaron a regañar y lo sacaron de la carrera sin haberla terminado. Ese día me interrogué mucho por mí, si era que yo estaba equivocada y debía dejarlo ganar por ser un hombre. Al terminar la carrera de “mini motos” (habiendo ganado), me sentía aturdida y confundida, pero gracias a que mis padres me recibieron con una sonrisa y unas felicitaciones “por haberlo hecho muy bien”, fue cuando de verdad me sentí tranquila.


Desde ese entonces descubrí que nosotras también podemos ser líderes y ser tan fuertes e inteligentes. Siendo deportistas, artistas, científicas o investigadoras. Pero también es cierto que, si no hubiera sido por el hecho de también habernos apoyado en algo o alguien en lo que creemos, la posibilidad de haber seguido adelante explorando nuestro cuerpo y mente quizá hubiera tenido menor fuerza. Lo digo por el caso de la película en el que Ruth se apoya en su esposo, que fue alguien que siempre la trató con amor y creyó en sus capacidades; y en mí caso, de haber tenido unos padres que me impulsaran a creer en mí misma y en mi independencia emocional e intelectual.

Todavía es una realidad de que existe una desigualdad por ser mujeres, no es mi caso como deportista de natación artística, pero en deportes como el fútbol, se nota bastante la discriminación y desequilibrio entre los salarios de un hombre futbolista comparados con los de una mujer que practica el mismo deporte.


Todos estos años de lucha de mujeres por darles su correcto lugar no ha sido en vano, con personajes como Virginia Woolf o la misma Ruth Bader como en este caso. Cada vez la mujer ha tenido un mayor empoderamiento, ahora existen mujeres presidentas de países, los cambios y evolución han sido enormes. Así que seguimos en un proceso importante de crecimiento y transformación femenino. Lo que queda es continuar así, sin rendirnos.


----------------


©Ingrid Úsuga

Crítica de cine y nadadora artística profesional

55 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon