• Ingrid Usuga

El diario sentir: Paterson, de Jim Jarmusch


El diario sentir


“El hábito, la anestesia de lo cotidiano, nos embota la vista”.

-Salman Rushdie


No hay nada más difícil que dar comienzo a la vida de nuevo un lunes. El director Jim Jarmush tomó un gran riesgo al querer producir una película sobre la cotidianidad de un ser normal, como cualquiera de nosotros. Paterson (Adam Driver) es conductor de autobuses en Paterson (Nueva Jersey) y poeta en sus momentos libres. Todos los días despierta sin necesidad de poner una alarma; y a la primera persona que ve es a su amada Laura (Golshifteh Farahani), a quien le dedica muchos de sus poemas. Antes de comenzar su trabajo, aprovecha para escribir poemas sentado en la cabina antes de conducir el bus y en la noche, visita un bar acompañado de su perro.

La narración de esta película se basa en describir lo que pasa cada día de la semana, las repeticiones que marcan la vida cotidiana del protagonista, comenzando por el lunes y terminando de nuevo en el lunes. El director tiene la sutileza de envolver al espectador sin aburrirlo. Muestra la transformación de un personaje a través de los días en la semana, exhibiendo en el lunes un ambiente de depresión y melancolía; luego pasa a martes, miércoles, jueves... la actitud y energías se van deteriorando más a medida que pasan los días.

Lo interesante de este argumento, es que siempre surgirá algún detalle que pueda marcar en el recuerdo un día por lo demás común. Además, nos muestra cómo esos pensamientos que retumban en la mente de alguien, se exteriorizan en la realidad hacia cualquier dirección en la que se mire, llevando al espectador a identificarse con los personajes; por ejemplo, para Paterson, la propuesta de su novia de tener gemelos aparece durante todo el largometraje como una metáfora visual.



Paterson es un juego de tiempos, es una coincidencia de nombres que le aumenta su ritmo poético, donde “riman” la ciudad, el trabajo, el bus, el personaje y sus poemas. Su esposa Laura es una mujer soñadora, interpretada por la enorme estrella iraní Golshifteh Farahani. No existen antecedentes de cómo ellos dos se encontraron y se enamoraron, solo vemos en pantalla que ya son una pareja formada, y que son felices a pesar de lo rutinario de su existir. En uno de sus poemas Paterson le dedica: “Cielo, mi pequeño cielo, me gusta pensar en otras chicas a veces, pero la verdad es que si alguna vez me abandonases, me arrancaría el corazón y nunca lo podría recuperar”.

Estos poemas tienen una característica particular: aparecen en pantalla, escritos a mano de la misma manera en como Paterson los escribe en su cuaderno, como versos caseros inspirados quizá en el poeta referente de él: William Carlos Williams. Sus poemas nunca aparecen de manera irónica ni con impericia, siempre son el centro de todo lo que de alguna u otra forma mueven al protagonista, siendo el motor que impulsa a Paterson en su día a día. Así como todos los seres humanos de alguna u otra forma encontramos el motor de nuestra existencia en algo que nos gusta.


-----------

Publicado en la versión web de la revista Kinetoscopio No 118 (2017)

Disponible online en:

http://www.kinetoscopio.com/index.php?option=com_content&view=article&id=413:paterson-de-jim-jarmusch&catid=4:en-primer-plano

©Centro Colombo Americano de Medellín, 2017

©Ingrid Úsuga

Crítica de cine y nadadora artística profesional

29 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon