• Ingrid Usuga

Niña errante: Entrevista a Rubén Mendoza

Rubén Mendoza nacido en 1980 es director y guionista. Es egresado de la carrera Realización de Cine y Televisión de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente ha realizado 6 largometrajes y este último: Niña errante (2019), ganó el Estímulo Integral del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico -FDC- en el 2015 y fue la primera película latinoamericana en recibir el Lobo Dorado a Mejor Película y el Premio a Mejor Música en el Festival Internacional de Cine Black Nights de Tallinn (Estonia). Fue la película inaugural de la edición 59 del FICCI, entre otros.

1. ¿Por qué elegiste a la mujer? ¿Por qué tu pregunta por la actitud femenina desde niño?

"En realidad, más que escoger a la mujer como tema fue como... a mí lo que me empezó a picar en la cabeza y en el corazón fue la hermandad entre mujeres. Como superar ese vínculo biológico que además son medio hermanas y como el camino las hacía hermanas de verdad. Eso fue lo que me encendió como chispa y así mismo, eso de colmar la curiosidad de ¿cómo sería si no hubiera ahí un testigo, si estuvieran solas? Y eso es lo que hace la cámara, reemplazar la presencia de un bombillo, de una pantalla, de un mueble, estar ahí sola. Eso es lo que considero que me interesó en realidad”.


2. ¿Por qué tienes un equipo de trabajo en gran medida femenino para tu película "Niña Errante" y por qué no simplemente lo hiciste desde tu punto de vista "de hombre"?

“La respuesta es un poco más compleja. Primero no es que escogí un equipo femenino para tener una mirada femenina. Escogí un equipo femenino porque considero que son grandes profesionales del oficio, de gente que admiro en cada área. No todas son mujeres, por ejemplo, el director de arte es hombre: Óscar Navarro, el sonidista de sonido directo es hombre y la microfonista mujer. Hay hombres en muchos cargos, es verdad que el gran porcentaje del crew es femenino y la verdad es que a mí siempre me ha ido muy bien digamos que moviéndome con mujeres. Siento que hay muchísima complicidad, fuerza, hermandad, maternalidad, fraternalidad y disputa también que hacen crecer las cosas. EN cuanto a hacer las cosas simplemente desde un punto de vista de hombre, digamos que a mí sí me gustaría como no seguir ahondando esa diferencia casi maniquea. Me gusta ver a las personas como seres. Sé que estamos en un mundo donde lamentablemente una pequeña diferencia fisiológica marca un destino muy distinto o unas oportunidades y una maquinaria a favor muy distintas. Pero, no entiendo muy bien qué sería hacerlo simplemente desde el punto de vista de hombre porque indiscutiblemente en cualquier aspecto de mi vida siento las dos miradas, los dos intereses y me conmuevo de las dos maneras o fácilmente me pongo en los otros zapatos. Además, haber hecho esta película con solo lo que yo suponía y pensaba, pues era como un poco traicionar la misma esencia de la película, ¿no? Entonces las colaboradoras también estuvieron como consultoras, como consultadas, como inspiración, como correctoras, como alertas, como campanadas: esto lo veo así, o esto yo no lo veo así. Inclusive muchas veces debates entre ellas llevaban a una tercera o cuarta opción que no se había pensado”.


3. Observo que cuestionas el desamparo de la mujer contemporánea: Ángela y sus hermanas están solas, son sujetos de violencia, son violentadas... ¿Era tu intención hacer una crítica a la sociedad machista?

“Por supuesto, para mí era importante decir cuán diferente es moverse en un mundo de machos, moverse para estas cuatro mujeres. EN ningún lado mi película es una cuestión que represente un colectivo o que trate de hacer una reflexión colectiva o de enviar un mensaje a una colectividad. Es concretamente lo que les pasa a estas cuatro mujeres que así sean víctimas, también tienen una fuerza impresionante y una capacidad de levantarse en la famosa resiliencia. Una capacidad de levantarse asombrosa en realidad como le toca a muchas mujeres en el mundo, en contextos mucho más complejos que los que elegí en este caso.”


4. ¿Por qué te centraste en una mujer adolescente, por qué no fue la protagonista una de las mayores?

"Yo quería escoger a la protagonista, digamos que como estuviera en un punto de vulnerabilidad más grande, que también era una manera de exhibir su fuerza como personaje de una manera más fácil. Quién tiene más dificultades y se sobrepone bien sea por carácter o por lo que sea, pues también tiene muchas más posibilidades como personaje. Por otro lado, de que ella nunca hubiera vivido con la mamá y no tiene ningún recuerdo con ella y no tuviera fermento femenino en su crianza, también Le permitía de alguna manera acercarla a la curiosidad, así como reconozco el yo femenino en mí, era evidente que en cada uno hay un yo masculino en casa mujer. Y en este caso, pues ella también con esa excusa de no haber crecido con mujeres, de estar con esta curiosidad con las hermanas. De estarse preguntando tantas cosas ahora que se queda sin su único protector, pues también permitía curiosear con las preguntas que hace uno cómo ignorante al jamás poder llegar o estar empotrado en una corporalidad femenina fisiológicamente.”


5. ¿Qué opinas sobre las críticas negativas que le han hecho a tu película sobre la cosificación de la mujer o el cuerpo femenino como objeto?

“Creo que cada quien tiene derecho a ver lo que sea, con las críticas yo no me puedo meter. Una cosa es meterse con la crítica y otra cosa es meterse con la injuria o con la infamia cuando hay ataques personales sobre un proceso sin antes preguntar sobre el proceso. Entones no tengo opiniones. Cada uno es libre de opinar lo que quiera. Tangencial podrías decir sobre qué opino sobre las críticas que son 90% o más que más bien celebran la mirada de ese cuerpo como lo veo yo, como un territorio igual que filmo una montaña o que he filmado a antes hombres y ríos y texturas en las anteriores películas. Cada quien es libre de leer lo que ve y cada bien ve también lo que tiene en su corazón. Pero de mí intención no sale. Uno es dueño del grito, pero no de lo que nace de los otros. Uno es dueño del susurro también”.


6. El lazo solidario entre el género femenino está muy bien planteado en tu película. ¿Qué opinas a cerca de esa solidaridad que se crea entre las mujeres, sean o no familiares?

“Me gusta mucho el tema del lazo femenino porque yo pienso que es algo donde inclusive es algo que ha logrado plantear tan mal el patriarcado y tan a su favor que descubrir en muchos años y no sólo con esta película -que eso es una falacia - me alegro mucho y poderlo poner en escena también. Siempre pienso que el conflicto por excelencia es la guerra. Así que digamos ese cliché de llamar a la mujer conflictiva y que entre ellas se matan y todo eso es un chisme más esparcido por el machismo y el patriarcado que una realidad. Lo viví delante y detrás de cámara cuando hay una Red de mujeres cuidándose y soportándose y no dejándose caer o no dejando caer un proyecto, se administran además esas fuerzas contundentes y efectivas de una manera mucho más limpia. Sin la recreación de la violencia, del soborno, etc. Me gusta mucho que la gente ha disfrutado de eso y me alegra que viene de la verdad porque entre ellas mientras se ensayaba se hizo esa energía maravillosa y ese sentimiento tan bacano y esa fuerza que se expandió a todo el rodaje y a un equipo que estaba ahí como para acompañarlas, protegerlas, rescatarlas, respetarlas, respaldarlas y a su vez ser respetado, respaldado y cuidado por ellas”.


---------------

©Ingrid Úsuga

Crítica de cine y nadadora artística profesional

104 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon