• Ingrid Usuga

Creer en los cuentos de fantasía: Había una vez… en Hollywood, de Quentin Tarantino

Creer en los cuentos de fantasía


“Todas las hojas de los árboles están marrones, y el cielo está gris. He salido a dar un paseo en un día de invierno. Estaría seguro y caliente, si estuviera en Los Ángeles. Soñando con California, un día de pleno invierno.”

- California Dreamin'

¿Cómo no sentirse soñando al ver esta cinta, acompañada de canciones como California Dreamin', a manos de José Feliciano? ¿Cómo no superar el plano de sentirse pequeño en una sala de cine frente a obras tan brillantes como esta? Quentin Tarantino ha hecho un homenaje al cine y eso solo ya le genera mi admiración.


La peculiaridad de Había una vez... en Hollywood (Once Upon a Time… in Hollywood, 2019), es su combinación de realidad con ficción. Además, de los hechos y personajes auténticos, Tarantino le añade personajes caricaturizados y exagerados, como es propio de su estilo. Para poder entender los mensajes “casi ocultos” que la película nos arroja, debemos dejarnos guiar por las pistas históricas que vamos encontrando a medida que se va desarrollando el filme. Figuras reales como Sharon Tate, interpretada por la preciosa Margot Robbie; Roman Polankski, Bruce Lee, Jay Sebring, y también la “familia Manson”, irán apareciendo a lo largo de toda la película, teniendo su protagonismo y valor por muy poco que fuera su tiempo en pantalla.


Había una vez... en Hollywood es la novena obra del director, en la que sus protagonistas son Rick Dalton (interpretado por Leonardo DiCaprio), un personaje ficticio inspirado en Ty Hardin, que es un actor de esa época que protagonizó la serie “Bronco” y luego películas de Spaghetti Western; y el mejor amigo y doble de Rick, Cliff Booth (Brad Pit), también un personaje de ficción inspirado en la vida de Hal Needham, el doble de Burt Reynolds.


Rick, era un actor de series de western de televisión, donde siempre interpretaba al villano a ser derrotado, la historia se repetía siempre en sus interpretaciones, y parecía que su vida también iría en picada en una derrota eterna y solo vería la luz con la propuesta de ser protagonista en el cine italiano (algo que también le ocurrió a Clint Eastwood).

El director recrea para nosotros a Hollywood a finales de los años sesenta, cuando ocurrió el cruel asesinato de Sharon Tate (con ocho meses de embarazo), junto a varios amigos en su casa de un suburbio de Los Ángeles. Los responsables de esta tragedia que paralizó al país entero, fueron cuatro miembros del clan Manson. La dupla de Rick y Booth, son quienes van a servir en este relato como interacción entre la realidad y la ficción. Es como si a través de ellos, Quentin hubiera podido cambiar, mejorar o aliviar la condena que la cruel realidad trajo consigo.


Esta película, es una reconciliación con un pasado que hubiéramos anhelado que fuera diferente, pero que ya no tiene cambio. Porque las cosas son como son, y la manera de rendirle tributo y homenaje a ese tiempo pasado, solo será a través de esta cinta de Tarantino, quien a través de la ficción tiene la capacidad para hacerle justicia a quienes la merecían, de agradecerle a figuras como Sharon que no tuvieron la oportunidad florecer en su carrera. Había una vez... en Hollywood es un filme que demuestra –de nuevo- la capacidad del cine para hacer perdurar los recuerdos y darle vida eterna a quienes, como Sharon Tate, la merecen.

------------

©Ingrid Úsuga

Crítica de cine y nadadora artística profesional

151 vistas
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon